Se busca Papa Noel para el polo sur

– Buenas tardes, tome asiento.

La entrevistadora le señaló una silla de oficina. Jesús, obediente, la acercó hasta la mesa y se sentó.

– Antes de empezar, permítame hacerle un par de observaciones: no le tutearé y le recomiendo que tampoco lo haga usted. No quiero que se sienta a gusto, ese no es el objetivo de esta entrevista.- Jesús, trago saliva mientras intentaba mirarle a los ojos.- La segunda: ¿Le parece adecuado vestir de traje para una entrevista para Papá Noel?

– Bueno….

– Da igual, supongo que es su traje de las entrevistas- apuntó algo en un papel- No se preocupe esto no influirá en su evaluación. ¿Fuma?- le ofreció un cigarro.

– No, gracias.

– Sé que fuma. Lo pone aquí.- señaló la hoja donde antes había hecho su anotación. Si lo necesita en algún momento, no lo dude, pídamelo. Tengo tabaco, fuego e incluso un cenicero.

– Por ahora no, pero se lo agradezco de todas formas.

– Bien, nos saltaremos toda la historia esta de sus anteriores empleos- dijo mientras tachaba un par de líneas del informe- ¿Por qué usted desea este trabajo?

– Bueno, cuando vi la oferta en el periódico me llamó la atención. Si le digo la verdad nunca me había planteado ser un Papá Noel.

– Me gusta su sinceridad, ¿es otra táctica prefabricada de un curso de buscar trabajo impartido en el INEM? No hace falta que conteste. Pasaré a cuestiones personales, ¿le molesta?

– Depende…

Señaló en el papel un párrafo subrayado y leyó en voz alta:

– Soltero, sin cargas familiares, ni ascendentes, ni descendientes. Si me equivoco en algo hágamelo saber, por favor.

– Por ahora todo correcto, mis padres m….

– No me cuente su vida, – le interrumpió – todo lo que quiero saber está aquí.

Apuntó con un mando a distancia a un televisor situado en un lateral de la habitación. El aparato empezó a mostrar imágenes de una pareja haciendo el amor.

– Esa es mi habitación, como… ¿me han espiado?

– Necesitamos saberlo todo sobre usted. Este trabajo es demasiado importante para contratar a cualquiera. El compañero que redactó el informe lo describe como un acróbata sexual.- sonrió – Los chicos que se aburren y a veces se ponen creativos en los informes ¿Quién era ella?

– Una amiga- dijo mientras se preguntaba que hacía allí, quien eran “ellos” y por qué no se levantaba y se iba de una vez.

– No me mienta. El informe dice que la conoció esa misma noche. No, no se preocupe: Se la ligó usted, en eso no hemos interferido.

Apagó el televisor.

– ¿De qué va todo esto?- se levantó bruscamente con intención de salir.

– ¡Siéntese! ¿Ha estado alguna vez en el polo sur?

Jesús la miró fijamente, volvió a la silla.

– Una vez soñé con el polo sur, estaba sólo, no veía nada a mí alrededor: sólo hielo y nieve. Era raro, podía ser cualquier sitio, Siberia, el polo norte… pero yo sabía que el polo sur.

– ¿No vio nada más?

– Dos figuras cuando caminé un poco, pero desaparecieron y desperté.

– Enhorabuena, es usted nuestro candidato perfecto.

-¿Cómo? Me toma el pelo.

– Usted vino aquí creyendo que era una entrevista para hacer de Papá Noel, ¿no? Yo no le ofrezco se un Papá Noel de centro comercial, le ofrezco ser Papá Noel, bueno en la franquicia del polo sur, claro.

-¿Qué?

– Obviamente Papa Noel del polo norte está cogido, lo tiene la competencia.

– No entiendo nada.

– Verá, ¿usted nunca se ha preguntado de donde salen los personajes de ficción? No me responda, si la imaginación de los escritores, artistas, etc. Siento defraudarle, esos personajes son reales, bueno lo fueron en alguna ocasión. Y eran personas como usted. Nosotros creamos los personajes y su trabajo es meterse hacer que el mundo se lo crea. ¿Cómo? Digamos que usted tiene un “don” puede generar ideas en la mente de los mal llamados creadores.

-¡Dios mío!

– No nombre a un personaje de la competencia, ese no les salió muy bien. En cambio Jesucristo… Ese toque humano en la cruz, nos maravilla. Y le aseguro que no es envidia sana. Llevamos muchos años intentando superarlo. Ellos con su Mesías y poco más llevan años acaparando el mercado. ¿Qué me dice de mi oferta?

– No se, entonces si Dios es de la competencia…

– No se preocupe, no el diablo no es nuestro. El mal y todos los pseudónimos del maligno son suyos. Le ofrezco la inmortalidad, no como personaje, usted podrá vivir eternamente, bien en ese cuerpo (que no le aconsejo) o en otro. Sólo tendrá que mantener vivo el recuerdo de Papá Noel del sur en los escritores y personas que usted desee. Usted los podrá elegir.

– No entiendo nada.

– No tiene que entenderlo. Lo que hay por encima no le importa, con el tiempo irá sabiendo más. Necesitamos derrotar al monopolio de Papá Noel y los reyes Magos y usted es el elegido. Le aseguro que Drácula, la bella Durmiente y otros muchos personajes están mucho más que contentos con nosotros. Sólo tiene que decir si.

– Si.

————————————————————————————————————————————————-

“Tengo frió, no se cuanto tiempo llevo aquí tirado en el suelo. Puede ser que sea inmortal pero me muero de frío. ¡Puta mierda! No me acuerdo nada. Veo todo blanco, hielo y nieve. Cierro los ojos, veo su cara. La odio. La inmortalidad y ¿que más? Un billete destino el polo sur. ‘Tendrás que meterte en el personaje, ¿no?’. Me dejaron aquí. Me desmayé. Antes me dijeron  esperase cuando despertara, me llegarían noticias, alguien se te visitará con instrucciones. Aprenderás a crear el personaje dentro de otros. Joder, me cago en dios. ¿Cuántos días esperando? ¿Siete, diez, quince?”

 

“Camino durante días, meses, años… no se cuanto tiempo. Soy inmortal. Una vez que te acostumbras al frío está bien. La próxima vez leeré la letra pequeña del contrato. Llego a una estación científica. Me informan: Guerra nuclear. Suponen que hay pocos supervivientes, ellos son unos cuantos. No saben cuanta gente queda viva en la tierra, la comunicación se cortó poco después del comienzo, tienen miedo a intentar volver a los Estados Unidos. Me preguntan de donde vengo. ‘No lo sé’. Me miran extrañados. Lo achacan a la guerra. Comprueban mis índices de radiación. Se tranquilizan. Creo un nuevo personaje y lo intento lanzar a sus mentes. ‘¿Dios  permitiría una desastre así?, creed en el Mesías que vino desnudo del hielo’. Me admiran, no necesito comer, soporto el clima sin necesidad de abrigo, me adoran. Creen que reconstruirán la tierra con un Dios de carne y hueso”

Año 0 y medio

Poca gente sabe como soy por completo: me conocen como hijo, hermano, amigo, compañero y demás roles que me toca  interpretar en esta vida, a veces triste, de vez en cuando alegre, un poco cabrón, comprensivo…

Pero poca gente sabe que lo que me gusta de verdad (aparte de la informática) es escuchar y contar historias. Disfrutar de la gente, vivir su vida (ficticia o no), vivir la mía y contar las de todos, crear y contar.

Mi situación personal y laboral me hace replantearme otra vez de nuevo mi futuro, esta vez aparte del trabajo, me voy a plantear otra vez retomar mis hobbies.

Hace mucho que no escribo más que manuales de aplicaciones o documentos técnicos, necesito calentar motores otra vez, por eso voy a publicar relatos inéditos (no tan ineditos para los participantes del taller de literatura donde estaba apuntado), esperando que vuelvan la musas a visitarme.

Os dejo con uno de los mejores relatos (según critica y público) que he escrito:

Se busca Papa Noel para el Polo Sur

Espero que os guste.