Ladrones de sueños

    Sus sueños eran el único camino que le podía hacer escapar de la locura. A través de ellos podía ver sin miedo la triste realidad transformándola en pequeñas perlas de alegría dentro de la patética existencia de un mundo sin esperanza.

Su mentira convertía dolor en placer, llanto en risa, plomo en oro.

Soñar adelantándose a la realidad para que no lo cogiera desprevenido.

Lo que nunca pudo soñar es que existían ladrones de  sueños.