Acompañame al infinito

Sólo nos quedaba una oportunidad. Cerramos los ojos y nos lanzamos al vacío. Ese mismo vacío que eludimos sin saber porqué.

No pudiste resistir la tentación: abriste los ojos, pero ya era demasiado tarde, tarde para olvidarme.

3 comentarios en «Acompañame al infinito»

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.