Cuando el infinito está en los ojos de otra persona

Se levanta de la cama ruborizado, siempre hace lo mismo, se tumba con ella, la abraza por detrás aprovechando que duerme de lado, le besa la nuca y sueña con ella, con el ayer. Con su pasado juntos.

Se despierta sucio cuando nota que su pene entra en erección.

Va hacia la ventana, hoy la luna llena ilumina el patio del hospital. Recuerda sus conversaciones vagas sobre el espacio, el universo y las estrellas. El infinito.

Promesas imposibles de cumplir de viajar juntos hasta el infinito.

Se dirige hacia ella, la coloca de nuevo boca arriba. Observa sus párpados cerrados desde hace cinco meses. Los ojos de su amada se empiezan a abrir lentamente. En sus iris puede ver el infinito. Tras diez segundos que le parecen un siglo los vuelve a cerrar.

La vuelve a colocar de lado y se tumba con ella. La besa de nuevo. Cree que mañana podrá decir a los doctores que la desenchufen al fin.

luna

Ladrones de sueños

    Sus sueños eran el único camino que le podía hacer escapar de la locura. A través de ellos podía ver sin miedo la triste realidad transformándola en pequeñas perlas de alegría dentro de la patética existencia de un mundo sin esperanza.

Su mentira convertía dolor en placer, llanto en risa, plomo en oro.

Soñar adelantándose a la realidad para que no lo cogiera desprevenido.

Lo que nunca pudo soñar es que existían ladrones de  sueños.

Sombras

    “Sonríe, no, no fuerces tanto, que no se te note que es por compromiso. Bien. Ahora sorprendido. Sí, eso es. Así, perfecto. Ahora apenado, más apenado, vale así está bien.”

    Todas las mañanas repite los mismos ejercicios frente al espejo. Ensaya gestos que simulan alegría, dolor, estupefacción, sorpresa… Regala muecas a su reflejo mientras él los copia sin aparente dificultad. Cuando acaba se acaricia el mentón determinando si es necesario afeitarse. La imagen tiene que ser perfecta, estudiadamente descuidada. Ni un pelo fuera de su desorden antinatural. Acabado el ritual repasa mentalmente las tareas del día. La realidad fulmina su cabeza mientras se desnuda, se vuelve a la cama y decide seguir viviendo con sus sombras.

2012-09-29 00.54.10