Héroes de cartón

(En el escenario se puede ver un parque: en el proscenio hay un banco y una farola encendida, es de noche. Al fondo a la izquierda se ve un edificio, sólo hay luz en una de las ventanas.

El banco está cubierto de cartones, sobre ellos duerme PIOR, debajo del banco hay un cartón de vino barato.

PIOR se levanta, cojea ostentosamente y se tambalea: está borracho.)

 

PIOR (se cuadra y saluda militarmente a un personaje imaginario): A sus ordenes mi comandante. Sin novedad en el servicio de guardia. (Se pone en posición de descanso) Sí, mi comandante: las claves siguen a buen resguardo. (Le muestra una cadena que lleva colgada del cuello, en la cadena hay un pequeño pendrive). y aquí. (Se señala la cabeza) Sabe que las protegeré con mi vida. (Se vuelve a cuadrar y saluda) ¿Ordena alguna cosa más, mi comandante? (Se tumba en el banco y se cubre con cartones, duerme. Por la izquierda aparece MAIA, se acerca hasta el banco. Sacude a PIOR para despertarle.)

PIOR (se despierta sobresaltado, asustado, coge un machete que escondía debajo de los cartones): No, no conseguiréis robármelas…

MAIA: Pior… Sargento Pior…

PIOR: Nadie me llama así desde hace años por lo menos 8 años. (Respira aliviado y se incorporara, se queda sentado en el banco.) Soldado Maia.

 

(Flashback, cae el telón. Fondo negro. MAIA y PIOR van vestidos de guerrilla, están a la izquierda del escenario pegados a una pared imaginaria en posición de defensa pistolas en alto)

 

MAIA (susurrando, señala hacia el otro lado del escenario): Cúbreme…

PIOR: (susurrando): voy yo, mejor cúbreme tú.

MAIA: No…

PIOR: shhh.

 

(PIOR se lleva el dedo a sus labios y luego a los de MAIA, la besa. Avanza sigilosamente hasta la mitad del escenario. MAIA le sigue. PIOR se tumba en el suelo y repta hasta el otro lado del escenario. MAIA espera en posición de defensa. PIOR se incorpora y sale de escena.

Se escucha el sonido de un disparo, PIOR reaparece en escena, se tapa con las manos una herida que tiene en la pierna, cojea hacia MAIA.)

PIOR: Maia, nos han descubierto, me han dado, ayúdame…. (Grita.)

(Empiezan a sonar sirenas de alarma, MAIA mira a PIOR, hace ademán de ir a por él pero finalmente huye.)

 

(Vuelta al escenario. PIOR está sentado en el banco, cabeza baja, MAIA le mira de pie. Se sienta en el banco, PIOR se retira y le señala con el cuchillo.)

MAIA: Tranquilo. (Se levanta alejándose de PIOR)

 

(PIOR se levanta, da la espalda a MAIA y señala la ventana con el cuchillo.)

 

PIOR: ¿Por qué habéis vuelto? He visto la luz en el piso ¡Qué recuerdos! Lo bien que lo pasábamos…

MAIA: Seguimos en lucha, he vuelto a recoger unas cosas del cuartel general y a por ti.

PIOR: Se acabaron los nombres estúpidos, la lucha… (Se gira hacia MAIA.)

MAIA: Te necesitamos, eras el mejor…

PIOR: El mejor de una banda de estúpidos niñatos cobardes que creían en la libertad. Ahora no soy nadie, solo el borracho cojo que duerme el parque. Esta es mi libertad. (Coge los cartones, los arroja sobre MAIA y da una patada al cartón de vino.)

PIOR (solloza): ¿Dónde estabais mientras me tuve que arrastrar para escapar? Cuándo casi me muero en la última misión ¿Dónde cuando me tuve que inventar una nueva vida? ¿Dónde…?

MAIA: Peligraba el comando, no podemos sacrificar el equipo por un hombre. Tú siempre lo decías. Tienes que volver, haz lo por el pueblo, (se acerca e intenta besarlo, PIOR se aparta) por mí…

(PIOR sigue llorando, se sienta, MAIA lo hace a su lado, le abraza)

 

MAIA: Esta vez hasta la victoria, luchemos por el pueblo. Por ti, por mi, por los dos juntos. Luchemos. Tenemos que volver a infiltrarnos y acabar la misión, vez saldrá bien. Necesitamos que vuelvas a reventar el sistema de seguridad. Hazlo por mí.

PIOR (sigue sollozando): Por el pueblo…

 

(Se levanta, empieza a andar hacia la izquierda del escenario, MAIA le sigue. Los dos abandonan el escenario.)

 

(Cae el telón. Fondo negro. MAIA está caminado por el escenario. Suena un móvil)

 

MAIA: ¿Comándate? Sí, el sargento Pior está convencido No, sin problema, costó un poco, pero ya está… No creo que haga falta eliminarlo, es un pobre alcohólico, no pondrá en peligro la lucha, lo podemos usar y le dejamos en paz cuando acabemos… No, no creo que nos traicione… Ya, ya lo sé un solo hombre no puede poner en peligro la revolución. No, no creo que nos venda por un trago de vino… pero… Sí, cumpliré las órdenes. Los planes siguen en marcha como dijimos.

 

(Cae el telón. Fondo negro. MAIA y PIOR van vestidos de guerrilla, están a la izquierda del escenario pegados a una pared imaginaria en posición de defensa pistolas en alto)

 

PIOR (susurrando, señala hacia el otro lado del escenario): Cúbreme…

MAIA (susurrando): voy yo, mejor cúbreme tú.

PIOR: No…

MAIA: shhh.

 

(MAIA se lleva el dedo a sus labios y luego a los de MAIA, le da un beso mientras le apuñala. PIOR se desploma. MAIA se agacha, lo abraza y le arranca la cadena del cuello)

 

MAIA: Seguimos en lucha. (Llora.) Por el pueblo, por nosotros. Un solo hombre no puede poner en peligro la lucha.

(MAIA avanza sigilosamente hasta la mitad del escenario, se tumba en el suelo y repta hasta el otro lado del escenario, se incorpora y sale de escena.

Se escucha el sonido de una gran explosión.)

Un candidato perfecto

Un candidato perfecto

(Una mesa preside la oficina, en un lado está sentada la ENTRVISTADORA, hay una silla vacía enfrente de ella. El ENTREVISTADO entra en escena, camina hacia la mesa, lleva su curriculum en la mano)

ENTREVISTADO: Buenas tardes, venía por…

ENTREVISTADORA: Tome asiento, ya sé por lo que viene, no gastemos ni tiempo ni saliva en conversaciones de ascensor. Antes de empezar, permítame hacerle un par de observaciones: no le tutearé y le recomiendo que tampoco lo haga usted. No quiero que se sienta a gusto, ese no es el objetivo de esta entrevista. Si quiere hacer amigos o ligar no es mi problema, para eso está internet ¿no? La segunda: ¿Le parece adecuado venir de traje para optar para este puesto de trabajo?

ENTREVISTADO: Esto….

ENTREVISTADORA: Da igual, supongo que es su traje de las entrevistas, un consejo: piense en renovarlo (apunta algo en un papel) No se preocupe, esto no influirá en su evaluación. ¿Fuma? (le ofreció un cigarro)

ENTREVISTADO: No, gracias.

ENTREVISTADORA: Sé que fuma. Lo pone aquí. Bien, nos saltaremos toda la historia esta de sus anteriores empleos ¿Por qué usted desea este trabajo?

ENTREVISTADO: Bueno, cuando vi la oferta en el periódico me llamó la atención. Lo veo interesante, creo que puedo aportar mucho a la empresa y aprender mucho de vosotr… ustedes.

ENTREVISTADORA: Me gusta su sinceridad y su pretendida proactividad, ¿es otra táctica prefabricada aprendida en un curso de buscar trabajo impartido en el INEM? No hace falta que conteste. Pasaré a cuestiones personales, ¿le molesta?

ENTREVISTADO: Depende…

ENTREVISTADORA (Señala en el papel un párrafo subrayado y lo lee): Soltero, sin cargas familiares, ni ascendentes, ni descendientes. Si me equivoco en algo hágamelo saber, por favor.

ENTREVISTADO: Así es, mis padres murieron en….

ENTREVISTADORA: No me cuente su vida, todo lo que necesito saber está aquí. (Señala una carpeta, la abre y entrega unas fotos al ENTREVISTADO.)

ENTREVISTADO: ¿Qué es eso?

ENTREVISTADORA: Necesitamos saberlo todo sobre usted. Este trabajo es demasiado importante para contratar a cualquiera. El compañero que redactó el informe lo describe como un acróbata sexual. Los chicos que se aburren y a veces se ponen creativos en los informes ¿Quién era ella? (Le arrebata las fotos.)

ENTREVISTADO: Y yo qué sé… No los conozco.

ENTREVISTADORA: Vaya, ahora no se reconoce ni a usted mismo… No me mienta. El informe dice que la conoció esa misma noche. No, no se preocupe: Se la ligó usted, en eso no hemos interferido.

ENTREVISTADO: ¿De qué va todo esto? Está usted loca. Le digo que no soy yo. (Se levanta bruscamente y se dirige a la puerta de salida.)

ENTREVISTADORA: ¡Siéntese! Le hemos investigado y es usted nuestro candidato perfecto ¿No le interesa el trabajo?

(El entrevistado vuelve a sentarse en la silla)

ENTREVISTADORA: Continuemos y le ruego no me interrumpa, cuando acabe podrá realizar todas las preguntas que desee. Obviamente sobre el trabajo. No le ofrezco se un Papá Noel de centro comercial, como ha podido imaginar por el anuncio que pusimos, le ofrezco ser Papá Noel, bueno en la franquicia del polo sur, claro.

ENTREVISTADO: Creo que hay un error, yo venía por… (Le ofrece su curriculum, la ENTREVISTADORA lo coge, lo arruga y lo tira al suelo.)

ENTREVISTADORA: ¿Qué le he dicho? Por favor, déjeme acabar. Obviamente Papa Noel del polo norte está cogido, lo tiene la competencia.

ENTREVISTADO: No entiendo nada.

ENTREVISTADORA: Verá, ¿usted nunca se ha preguntado de donde salen los personajes de ficción? No me responda, sí la imaginación de los escritores, artistas, etc. Siento defraudarle, esos personajes son reales, bueno lo fueron en alguna ocasión. Y eran personas como usted. Nosotros creamos los personajes y su trabajo es hacer que el mundo se lo crea. ¿Cómo? Digamos que usted tiene un “don” puede generar ideas en la mente de los mal llamados creadores.

ENTREVISTADO: ¡Dios mío!

ENTREVISTADORA: No nombre a un personaje de la competencia, ese no les salió muy bien. En cambio Jesucristo… Ese toque humano en la cruz, nos maravilla. Y le aseguro que no es envidia sana. Llevamos muchos años intentando superarlo. Ellos con su Mesías y poco más llevan miles de años acaparando el mercado. Ahora han vuelto otra vez con los superhéroes y parece que les sigue funcionando…

ENTREVISTADO: Entonces si Dios es de la competencia…

ENTREVISTADORA: No se preocupe, no el diablo no es nuestro. El mal y todos los pseudónimos del maligno son suyos. Le ofrezco la inmortalidad, no como personaje, usted podrá vivir eternamente, bien en ese cuerpo, que no le aconsejo, o en otro. Sólo tendrá que mantener vivo el recuerdo de Papá Noel del sur en los escritores y personas que usted desee. Con el tiempo irá sabiendo más. Necesitamos derrotar al monopolio de Papá Noel y los reyes Magos y usted es el elegido. Le aseguro que Drácula, la Bella Durmiente y otros muchos personajes están muy contentos con nosotros ¡Como se lo pasan en las cenas de empresa! Una pregunta: ¿siente atracción sexual por los menores? Comprenderá que eso supondría un gran problema para un Papa Noel, ya hemos tenido problemas con otros personajes: en un principio la Bella Durmiente, no estaba dormida, estaba muerta, con tan mala suerte que su príncipe era necrófilo… Imagínese el panorama, menos mal que al final pudimos solucionarlo, dormida no le daba morbo…(Suena un teléfono, la ENTREVISTADORA lo coge) ¿Sí?… ¿Cómo que acaba de llegar el candidato para Papa Noel? Sí lo estoy entrevistando… ¿Cómo que imposible? ¡Mierda! (Cuelga.)

ENTREVISTADO: Es lo que le intentaba decir, venía por el puesto de informático…

ENTREVISTADORA: ¿Y por qué no lo ha dicho antes? Ya me parecía que usted no podía tener el don, no sé porqué, pero no lo veía… Pues parece que tenemos un problema, bueno, usted tiene un problema:  sabe demasiado. Tendrá que quedarse con nosotros. Creo que tenemos algún puesto libre en el que puede encajar según lo que he visto en la entrevista. (Mira un papel.) Sí, aquí está: un asesino en serie ¿Le interesa?