Como perdí mi gran oportunidad

La telebasura todavía no era el género preferido y predominante en la televisión española, pero empezaba a despuntar. Programas como “Esta noche cruzamos el misisipi” y “Mamma mia” creaban contenidos de la nada, de la basura, del sufrimiento, de famosos de primera y segunda clase.

Llenar horas y horas de este tipo de programación debía ser complicado y surgieron un nuevo tipo de personajes televisivos: “Los frikis”. Dentro de esta categoría destacaban la pandilla de la pseudocantante Tamara Seisdedos (luego llamada Ambar y más tarde Yurena). Esta además de la mencionada estaba formada por otros singulares personajes: Paco Porras (vidente especializado en leer en futuro en vegetales), Tony Genil (cantante de los años 70 venido a menos, mucho menos), Loli Álvarez (también pseudocantante) y Leonardo Dantés (antaño compositor de éxito).

Era verano y los programas de tarde tenían un espacio que rellenar. En Telemadrid empezó a tener cierto peso la pandilla basura. Discusiones sobre la autoría de la canción del verano (“No cambié”), embarazos, abortos e incluso estrellaron un coche en la Cibeles en su afán de conseguir sus quince minutos de gloria.

Telemadrid no desperdiciaba la oportunidad y les daba más y más minutos de su programación. Leonardo Dantés era uno de los que más salía. Su madre vivía en mi barrio, a unos tres bloques de donde yo con mis padres. Los equipos de televisión aprovechaban la tranquilidad de mi barrio y a las vecinas como extras gratuitos para realizar reportajes o videoclips casposos a Leonardo

Por esa época Fernando, uno de mis mejores amigos, por motivos de trabajo había estado fuera de Madrid durante todo el verano y no sabía nada del fenómeno televisivo que se había montado alrededor de estos personajes.

Fernando volvió a Madrid. Una tarde-noche decidimos ir al único pub del barrio: “La Senda”, ahora reconvertido en una empresa de compra-venta de pisos, eso es tener visión de futuro.

Mientras tomábamos una copa, entró en el pub Leonardo Dantés.

-Mira, ese el tio de la tele- le dije a Fernando.
-¿Quién?- contestó, obviamente Fernando no sabía nada de estos individuos: donde había estado no se veía Telemadrid.

Le conté a grandes rasgos las andanzas de los personajes. Cuando Leonardo iba a salir por la puerta le llamó.

– ¡Leonardo!

Leonardo se giró y nos miró con sorpresa, se acercó a la mesa donde estábamos sentados.

-Siéntate que te invitamos a una copa.- dijo Fernando.

Buscó una silla y se sentó con nosotros.

Estuvimos hablando sobre el mundo del espectáculo, sobre los montajes para la tele, nos reconoció que parte de lo que ponían de las discusiones entre los miembros de la pandilla estaba acordado previamente. También nos habló sobre su vida pasada, cuando era un compositor reconocido: había compuesto para los más grandes: Lola Flores, Los Chunguitos…

Le invitamos a otra copa.

-¿Sabes? A mi me gustaría conocer el mundo este del espectáculo- le dije- Ir a alguna fiesta y esas cosas.

-¿Sí? Pues cuando haya una te llamo y te vienes- me dijo.

Seguimos hablando y bebiendo. Cuando llegó la hora de despedirnos me pidió el número de móvil, por esas jugarretas de la mente y el alcohol yo no lo recordaba por lo que le di el de casa de mis padres.

Ya prácticamente me había olvidado de toda la historia cuando un domingo, al llegar a casa de mis padres (volvía del cine de ver X-men) el teléfono estaba sonando.

-¿Sí?- contesté.

-¿Paco? Soy Leonardo.

-¿Quien?

-Leonardo, estuvimos el otro día tomando unas copas.

Os podeis imaginar mi cara de circunstancias.

-Ah, sí, dime.

-Te llamaba porque mañana tengo grabación de un disco, por si te quieres venir.

    -Ehhhh…. Esto… ¿A qué hora?
– Por la tarde, empezaremos sobre las cinco.
-Esto… no, no puedo por la tarde trabajo- Lo cual era cierto, por esa época yo era profesor de informática de clases extraescolares en un colegio y en un instituto.
-Bueno, otra vez será, ya te llamaré.

No me ha vuelto  a llamar.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=HCTZkKQRRf8]

0 respuestas a “Como perdí mi gran oportunidad”

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Qué fuerte! Hace que nos conocemos unos 13 años y nunca me habías contado esto…
    Y debo haber estado en el bareto-pub del barrio (a uno fuimos, y si no había más). Me pregunto: por qué me lo habrás ocultado tantos años? Acaso pasó más de lo que puedes escribir? 😛

    Qué digno el tío, que te llamó y todo, jejejeje.

    Vaya caja de sorpresas eres chico! Cuando pienso que contigo me las sé todas, aparecen nuevas historias con las que me dejas lela…

Responder a paco Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.