Héroes de cartón

(En el escenario se puede ver un parque: en el proscenio hay un banco y una farola encendida, es de noche. Al fondo a la izquierda se ve un edificio, sólo hay luz en una de las ventanas.

El banco está cubierto de cartones, sobre ellos duerme PIOR, debajo del banco hay un cartón de vino barato.

PIOR se levanta, cojea ostentosamente y se tambalea: está borracho.)

 

PIOR (se cuadra y saluda militarmente a un personaje imaginario): A sus ordenes mi comandante. Sin novedad en el servicio de guardia. (Se pone en posición de descanso) Sí, mi comandante: las claves siguen a buen resguardo. (Le muestra una cadena que lleva colgada del cuello, en la cadena hay un pequeño pendrive). y aquí. (Se señala la cabeza) Sabe que las protegeré con mi vida. (Se vuelve a cuadrar y saluda) ¿Ordena alguna cosa más, mi comandante? (Se tumba en el banco y se cubre con cartones, duerme. Por la izquierda aparece MAIA, se acerca hasta el banco. Sacude a PIOR para despertarle.)

PIOR (se despierta sobresaltado, asustado, coge un machete que escondía debajo de los cartones): No, no conseguiréis robármelas…

MAIA: Pior… Sargento Pior…

PIOR: Nadie me llama así desde hace años por lo menos 8 años. (Respira aliviado y se incorporara, se queda sentado en el banco.) Soldado Maia.

 

(Flashback, cae el telón. Fondo negro. MAIA y PIOR van vestidos de guerrilla, están a la izquierda del escenario pegados a una pared imaginaria en posición de defensa pistolas en alto)

 

MAIA (susurrando, señala hacia el otro lado del escenario): Cúbreme…

PIOR: (susurrando): voy yo, mejor cúbreme tú.

MAIA: No…

PIOR: shhh.

 

(PIOR se lleva el dedo a sus labios y luego a los de MAIA, la besa. Avanza sigilosamente hasta la mitad del escenario. MAIA le sigue. PIOR se tumba en el suelo y repta hasta el otro lado del escenario. MAIA espera en posición de defensa. PIOR se incorpora y sale de escena.

Se escucha el sonido de un disparo, PIOR reaparece en escena, se tapa con las manos una herida que tiene en la pierna, cojea hacia MAIA.)

PIOR: Maia, nos han descubierto, me han dado, ayúdame…. (Grita.)

(Empiezan a sonar sirenas de alarma, MAIA mira a PIOR, hace ademán de ir a por él pero finalmente huye.)

 

(Vuelta al escenario. PIOR está sentado en el banco, cabeza baja, MAIA le mira de pie. Se sienta en el banco, PIOR se retira y le señala con el cuchillo.)

MAIA: Tranquilo. (Se levanta alejándose de PIOR)

 

(PIOR se levanta, da la espalda a MAIA y señala la ventana con el cuchillo.)

 

PIOR: ¿Por qué habéis vuelto? He visto la luz en el piso ¡Qué recuerdos! Lo bien que lo pasábamos…

MAIA: Seguimos en lucha, he vuelto a recoger unas cosas del cuartel general y a por ti.

PIOR: Se acabaron los nombres estúpidos, la lucha… (Se gira hacia MAIA.)

MAIA: Te necesitamos, eras el mejor…

PIOR: El mejor de una banda de estúpidos niñatos cobardes que creían en la libertad. Ahora no soy nadie, solo el borracho cojo que duerme el parque. Esta es mi libertad. (Coge los cartones, los arroja sobre MAIA y da una patada al cartón de vino.)

PIOR (solloza): ¿Dónde estabais mientras me tuve que arrastrar para escapar? Cuándo casi me muero en la última misión ¿Dónde cuando me tuve que inventar una nueva vida? ¿Dónde…?

MAIA: Peligraba el comando, no podemos sacrificar el equipo por un hombre. Tú siempre lo decías. Tienes que volver, haz lo por el pueblo, (se acerca e intenta besarlo, PIOR se aparta) por mí…

(PIOR sigue llorando, se sienta, MAIA lo hace a su lado, le abraza)

 

MAIA: Esta vez hasta la victoria, luchemos por el pueblo. Por ti, por mi, por los dos juntos. Luchemos. Tenemos que volver a infiltrarnos y acabar la misión, vez saldrá bien. Necesitamos que vuelvas a reventar el sistema de seguridad. Hazlo por mí.

PIOR (sigue sollozando): Por el pueblo…

 

(Se levanta, empieza a andar hacia la izquierda del escenario, MAIA le sigue. Los dos abandonan el escenario.)

 

(Cae el telón. Fondo negro. MAIA está caminado por el escenario. Suena un móvil)

 

MAIA: ¿Comándate? Sí, el sargento Pior está convencido No, sin problema, costó un poco, pero ya está… No creo que haga falta eliminarlo, es un pobre alcohólico, no pondrá en peligro la lucha, lo podemos usar y le dejamos en paz cuando acabemos… No, no creo que nos traicione… Ya, ya lo sé un solo hombre no puede poner en peligro la revolución. No, no creo que nos venda por un trago de vino… pero… Sí, cumpliré las órdenes. Los planes siguen en marcha como dijimos.

 

(Cae el telón. Fondo negro. MAIA y PIOR van vestidos de guerrilla, están a la izquierda del escenario pegados a una pared imaginaria en posición de defensa pistolas en alto)

 

PIOR (susurrando, señala hacia el otro lado del escenario): Cúbreme…

MAIA (susurrando): voy yo, mejor cúbreme tú.

PIOR: No…

MAIA: shhh.

 

(MAIA se lleva el dedo a sus labios y luego a los de MAIA, le da un beso mientras le apuñala. PIOR se desploma. MAIA se agacha, lo abraza y le arranca la cadena del cuello)

 

MAIA: Seguimos en lucha. (Llora.) Por el pueblo, por nosotros. Un solo hombre no puede poner en peligro la lucha.

(MAIA avanza sigilosamente hasta la mitad del escenario, se tumba en el suelo y repta hasta el otro lado del escenario, se incorpora y sale de escena.

Se escucha el sonido de una gran explosión.)

0 respuestas a “Héroes de cartón”

Responder a paco Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.