Su consciente y mí inconsciente

Ella: da un poco de dentera la mairena (Carmen de Mairena)

Yo: Su voz sobre todo

Ella: Pero ha dicho una verdad como un templo
¿Por qué tú no buscas una novia?
¿No quieres?
mira lo que ha dicho….que le hubiera gustado que la quisieran
yo creo que al final es lo que nos va a quedar…..que nos quieran.

Yo:
¿en el infinito?

Ella: ¡Contesta!
¿Vas a querer estar solo siempre?

Yo: No, supongo que no.

Ella: ¿Supones?

Yo: No lo sé.
El blog trata sobre ti, no sobre mi
Yo no entro

Ella: Deberías estar planeando ese viaje con alguien…con alguien que además estuviera ahora mismo contigo en tu sofá…
No mola estar solo….y lo sé porque yo he probado las dos cosas.
Nooo…. ¡el blog trata de todo!

Yo: no

Ella: ¿no qué?

Yo: Que no.
Que yo tengo mi coraza.

Ella: ¿Y de qué te sirve?
¿Para que la quieres?

Yo: ¿De qué te sirve a ti?

Ella: ¿A mi?

Yo: La tuya.

Ella: Yo no la elegí…a mi me la pusieron.

Yo: Mientes

Ella: La coraza es una estupidez. ojala vendieran la pastilla para el dolor de coraza porque duele lo que no sabes el no poder sacarla………aunque para lo que me ronda,mejor la dejo como está.

Yo: ¿Y qué te ronda?

Ella: NADIE

Yo: ¿?

Ella: Voy a dormir.

Yo: yo iré ahora que mañana también tengo que salir un poco
A ver si por la mañana me tiempo a estudiar

Ella: ok.
Hasta mañana

Yo: otro día que no haya bebido hablamos del tema.
Del tema de estar solo y esas cosas profundas que me preguntas a traición.

Negociando con las musas

Ella
AH…QUÉ NO???
POR QUÉ??
ME QUIERES SOLO POR MIS DEUDAS???
lo de por mi dinero ya no se lleva
Yo
….
si, te quiero por tus deudas
nunca había sentido esa sensación
Ella
lo sé
mola…a que sí??
Yo
no está mal
Ella
lo que no me cuadra es porque desde que me conoces no escribres mucho más y mejor??
soy una grandisima inspiración
soy MUSE!!
en el sentido literal
Yo
sí escribo mejor
eso sí escribo poco
estoy desganado
Ella
PUES ENGANA
QUE ASÍ NO HAREMOS NA
y hay mucha pasta invertida en ti
bueno…tiempo
Yo
claro tu sólo me quieres por si algún día me equivoco y escribo algo vendible
todas sois iguales
Ella
no… todas iguales no.
solo yo llevo el 40%

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=SE4SmL_SWU8]

De ninguna parte. Reflexiones desde debajo de una manta.

A veces la vida se te escapa entre los dedos de la mano, la solución parece fácil y seguro que lo es: junta los dedos, las manos y no la dejes huir. Lo malo es cuando quieres hacerlo y ya no está ahí: ha resbalado silenciosamente, contando tan con sólo con su peso y nuestra pasividad  ha conseguido escabullirse.

Este post lo tenía pensado escribir hace tiempo, con el inicio del año, planteándome nuevos retos, historias, vivencias. Pero las vacaciones laborales indefinidas a las que me he visto relegado, han contagiado de inactividad a casi todos los aspectos de mi vida. Lo cierto es que creo que me ha venido bien este descanso, físico y mental.

Los que me conoceis, sabeis que el año pasado ha sido un año raro para mi.

Laboralmente: despido disciplinario, juicio que afortunadamente por fortuna no se llegó a celebrar, llegamos a un acuerdo antes, sobre la campana. Nuevo trabajo en el que he durado menos de nueve meses: la crisis y entrar recomendado por un cliente que después dejó de serlo no han sido mis mejores aliados. Estoy desencantado, la informática no es para soñadores, al menos en el mundo de las consultoras. Precisamente, mientras escribo estas líneas, me han dicho que van a hacer un nuevo ERE en mi antigua empresa.

Físicamente: mi metamorfosis. Cuarenta kilos menos. Lastima que volviese a fumar. Espero dejarlo muy pronto.

Lo más difícil: la mente. He despertado del letargo al que me he autosometido durante años, obviando mis sueños, centrándome en el trabajo, olvidando con y sin ayuda mis vocaciones, convirtiendo motivaciones en tristes desesperanzas. He recuperado la empatía, las ganas de contar historias, ese gusanillo que te machaca el estómago y que necesitamos sentir de vez en cuando para saber que estamos vivos.

Personalmente: he retomado amistades ninguneadas por mi egoísmo y autocompasión convertida en autocomplacencia. También he conocido nuevas personas a las que aburrir con mis historias, divertir con mis ocurrencias y practicar mi empatía. Grandes re/descubrimientos.

Este mes y medio de inactividad me ha servido, además de hincharme a ver series pendientes cubierto con una manta, a valorar todo estos cambios y darme cuenta de que no se pueden quedar ahí, tengo que juntar los dedos antes de que la vida se escape. Empezaré desde ahora mismo.

Planes: seguir con el blog, acabar la novela, dejar de fumar, encontrar nuevas cosas que me hagan feliz.

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 2.700 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 5 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Como perdí mi gran oportunidad

La telebasura todavía no era el género preferido y predominante en la televisión española, pero empezaba a despuntar. Programas como “Esta noche cruzamos el misisipi” y “Mamma mia” creaban contenidos de la nada, de la basura, del sufrimiento, de famosos de primera y segunda clase.

Llenar horas y horas de este tipo de programación debía ser complicado y surgieron un nuevo tipo de personajes televisivos: “Los frikis”. Dentro de esta categoría destacaban la pandilla de la pseudocantante Tamara Seisdedos (luego llamada Ambar y más tarde Yurena). Esta además de la mencionada estaba formada por otros singulares personajes: Paco Porras (vidente especializado en leer en futuro en vegetales), Tony Genil (cantante de los años 70 venido a menos, mucho menos), Loli Álvarez (también pseudocantante) y Leonardo Dantés (antaño compositor de éxito).

Era verano y los programas de tarde tenían un espacio que rellenar. En Telemadrid empezó a tener cierto peso la pandilla basura. Discusiones sobre la autoría de la canción del verano (“No cambié”), embarazos, abortos e incluso estrellaron un coche en la Cibeles en su afán de conseguir sus quince minutos de gloria.

Telemadrid no desperdiciaba la oportunidad y les daba más y más minutos de su programación. Leonardo Dantés era uno de los que más salía. Su madre vivía en mi barrio, a unos tres bloques de donde yo con mis padres. Los equipos de televisión aprovechaban la tranquilidad de mi barrio y a las vecinas como extras gratuitos para realizar reportajes o videoclips casposos a Leonardo

Por esa época Fernando, uno de mis mejores amigos, por motivos de trabajo había estado fuera de Madrid durante todo el verano y no sabía nada del fenómeno televisivo que se había montado alrededor de estos personajes.

Fernando volvió a Madrid. Una tarde-noche decidimos ir al único pub del barrio: “La Senda”, ahora reconvertido en una empresa de compra-venta de pisos, eso es tener visión de futuro.

Mientras tomábamos una copa, entró en el pub Leonardo Dantés.

-Mira, ese el tio de la tele- le dije a Fernando.
-¿Quién?- contestó, obviamente Fernando no sabía nada de estos individuos: donde había estado no se veía Telemadrid.

Le conté a grandes rasgos las andanzas de los personajes. Cuando Leonardo iba a salir por la puerta le llamó.

– ¡Leonardo!

Leonardo se giró y nos miró con sorpresa, se acercó a la mesa donde estábamos sentados.

-Siéntate que te invitamos a una copa.- dijo Fernando.

Buscó una silla y se sentó con nosotros.

Estuvimos hablando sobre el mundo del espectáculo, sobre los montajes para la tele, nos reconoció que parte de lo que ponían de las discusiones entre los miembros de la pandilla estaba acordado previamente. También nos habló sobre su vida pasada, cuando era un compositor reconocido: había compuesto para los más grandes: Lola Flores, Los Chunguitos…

Le invitamos a otra copa.

-¿Sabes? A mi me gustaría conocer el mundo este del espectáculo- le dije- Ir a alguna fiesta y esas cosas.

-¿Sí? Pues cuando haya una te llamo y te vienes- me dijo.

Seguimos hablando y bebiendo. Cuando llegó la hora de despedirnos me pidió el número de móvil, por esas jugarretas de la mente y el alcohol yo no lo recordaba por lo que le di el de casa de mis padres.

Ya prácticamente me había olvidado de toda la historia cuando un domingo, al llegar a casa de mis padres (volvía del cine de ver X-men) el teléfono estaba sonando.

-¿Sí?- contesté.

-¿Paco? Soy Leonardo.

-¿Quien?

-Leonardo, estuvimos el otro día tomando unas copas.

Os podeis imaginar mi cara de circunstancias.

-Ah, sí, dime.

-Te llamaba porque mañana tengo grabación de un disco, por si te quieres venir.

    -Ehhhh…. Esto… ¿A qué hora?
– Por la tarde, empezaremos sobre las cinco.
-Esto… no, no puedo por la tarde trabajo- Lo cual era cierto, por esa época yo era profesor de informática de clases extraescolares en un colegio y en un instituto.
-Bueno, otra vez será, ya te llamaré.

No me ha vuelto  a llamar.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=HCTZkKQRRf8]